10 abril, 2019 Incrementa Marketing

Cenit Gastro Espacio: Boda en Arahal

Cenit Gastro Espacio Arahal, como muchos sabéis, es un salón en el que la vanguardia, la sofisticación y la innovación se dan la mano. Fue un proyecto concebido como un lugar de encuentro en el que lo mejor de nuestra gastronomía, un servicio óptimo y el ambiente ideal se dieran la mano, en perfecto equilibrio.

Esta filosofía ha ido conquistando poco a poco, y son muchas las parejas que nos eligen, como hicieron Daniel y Elena. Te contamos cómo preparamos su boda, con una galería que te permitirá hacerte una idea de lo que fue.

Así es una boda en Cenit Gastro Espacio Arahal

¿Qué sería de cualquier proyecto que quisiera llevar el adjetivo de vanguardia si no hubiera bebido de la tradición, si no se hubiera inspirado en sus propias raíces?

Puede que Cenit Gastro Espacio Arahal no nacido si no hubiera sido el crisol de muchos conceptos, entre ellos, el de tradición. Los novios deciden, está claro, pero en un espacio este tiene que encajar el venenciador, con su colección de catavinos listos para ser rellenados.

Tiene que venir bien la decoración con reminiscencias añejas, como en el seating plan o mesero: un cajón de madera con botellas vacías para servir de soporte a cada trozo de papel, adornado con ramas de olivo. Sin más.

Los estilos decorativos tienen que poder abrazarse sin crear conflicto en Cenit Gastro Espacio Arahal. El vintage y el rústico hace año que comulgan juntos de buena gana, como demuestra nuestro bodegón compuesto por viejas maletas y un jarrón de cristal con flores silvestres, que suben hasta la canasta de una bicicleta antigua que completa el conjunto.

La sencillez chic, por su parte, es la protagonista en el patio. Poco más hace falta que una food truck y el verde del mobiliario decorativo si la ambientación lumínica es la adecuada.

Daniel, Elena y su enlace perfecto

Con un escenario y unos atuendos tan soberbios, con especial mención a la capa de la novia, la pareja protagonista parecía sacada de un cuento. Eso de “fueron felices y comieron perdices” indica que todo final dichoso tiene que tener comida, y en Cenit Gastro Espacio Arahal eso está hecho.

La selección de aperitivos dio paso a los entrantes, los grandes clásicos: jamón, queso, lomo y gambas de Huelva. Lo que mejor entraba entonces era un caldo de puchero, mano de santo para preparar el cuerpo. Quedaba mucha noche por delante.

Después del sorbete de mango, un picantón relleno de foie y piñones podría haber coronado un menú cinco estrellas, pero aún quedaba sitio para el postre: martini de cheesecake con corazón de fresa o martini de chocolate blanco con crujiente de ferrero y glaseado de praliné.

Nunca se le dice que no a un mini gintonic bien servido, ni tampoco a las tortas de Alcalá. Para cuando el cuerpo pidiera más, nuestros cócteles, el candy bar y los montaditos surtidos ya iban a estar esperando.

¿Qué os parece?

 

Podéis ver más bodas nuestras pinchando AQUÍ

 

Catering Las Torres

Boda en Cenit Gastro Espacio Arahal