29 noviembre, 2018 Incrementa Marketing

Boda en la playa de El Palmar: Cano y Ana

Boda en la playa de El Palmar: Cano y Ana

No pierdas detalle de una de esas bodas que, a buen seguro, conseguirán inspirarte. A nosotros todavía nos dura el buen sabor de boca, ¡esperamos que nuestra descripción contribuya a ubicarte bien!

Una boda en la playa de El Palmar

Nos encantan las bodas, y creednos que no lo decimos solo porque es de lo que vivimos. Nos congratula sentirnos partícipes de todo lo que se vive en ellas, pero confesamos que las bodas en lugares menos frecuentes, como la playa, nos gustan especialmente.

La verdad es que no sabemos con qué imagen nos quedamos. Si con la mezcla entre los chic y lo bohemio que consiguieron los invitados combinando sus cuidados atuendos con gafas de sol… un estilo al que también se sumó el novio sin chaqueta y con sus tirantes colgando.

O si, imbuidos por ese espíritu libre y despreocupado que siempre nos inunda a orillas del mar, el paseíllo de los asistentes sobre la alfombra en la arena, dibujando curiosos contoneos quienes no se decidieron a quitarse los zapatos, frente al paso firme de quienes se descalzaron sin pensar.

O puede que fuera con las miradas de complicidad de los novios encuadrados bajo los palos de madera que formaban el improvisado altar, dispuesto bajo un fugaz atardecer.

¿Cuál Lanikai Beach?, ¿qué Playa Bávaro? El Palmar. Siempre El Palmar.

Cano y Ana, una pareja única

Hay que reconocer que no siempre se produce esa plena comunión entre proveedores, catering o invitados, esa que consigue que todo el mundo esté de un humor excelente que se va contagiando. El catalizador, por supuesto, fue la pareja protagonista.

En su boda en la playa de El Palmar, Cano y Ana lo llenaron todo con su enorme carisma y su determinación a pasar el día más feliz de sus vidas. Todo era optimismo y positividad, así que, lejos de ser una boda que estamos deseando terminar, nuestros camareros ni siquiera querían irse. Estaban de lo más metidos en el ambiente.

Muchas gracias a Rosseblanc por las fotos y, por supuesto, a los novios. Primero por ser como son, y después por su matrimonio. ¡Eso sí que es brillar y no solo por lo que llevabais puesto

 

Catering Las Torres

Boda en la playa de El Palmar: Cano y Ana