18 junio, 2019 Incrementa Marketing

Hacienda Los Parrales: Miguel y Cristina

Hasta Hacienda Los Parrales nos fuimos para vivir la boda de Miguel y Cristina el pasado 11 de mayo, una boda en Hacienda Los Parrales que fue todo un espectáculo.

Todo transcurrió durante la jornada como ellos desearon, vieron su sueño cumplido, el de tener la boda que llevaban meses esperando.

Hacienda Los Parrales, un entorno de ensueño

En esta ocasión, el equipo de Catering Las Torres nos desplazamos hasta Sanlúcar la Mayor, en concreto hasta Hacienda Los Parrales, un espacio con 30 años de vida que acoge cada semana eventos de este tipo.

Toda la boda, tanto la recepción como el banquete y la posterior fiesta tuvo lugar al aire libre, en el exterior, aprovechando así las magníficas instalaciones de Hacienda Los Parrales. Durante la recepción, que es la fase que da inicio a todas las celebraciones de boda, destacó sobremanera la cantidad de aperitivos que pudieron degustar novios e invitados.

Desde un completo buffet de quesos hasta la posibilidad de tomar jamón al corte pasando por distintos puestos de comida: una parrillada de brochetas, un puesto de comida italiana, botellines con su tapa correspondiente y cocina gallega, para disfrutar de un buen pulpo.

Un atardecer de cine en Hacienda Los Parrales

La boda, celebrada a la caída de la tarde, dio lugar a un momento muy especial, el atardecer, la puesta de sol mientras los asistentes degustaban los múltiples aperitivos servidos por los profesionales de Catering Loas Torres. Una puesta de sol en una boda y en un espacio como Hacienda Los Parrales, en plena vega del río Guadiamar, muy próximo al Espacio Natural Doñana, es todo un espectáculo.

Como apunte extra, pero relevante, todo este juego de sobras y luces se vio potenciado por el cuidado montaje y decoración de los jardines, donde se puso el mayor esmero posible para generar en los invitados recuerdos inolvidables.

El banquete, también al aire libre

Tras la recepción llegó el momento del banquete. Los invitados descubrieron en sus mesas una sorpresa más. Parte del presupuesto reservado para regalos fue destinado para contribuir con la lucha del Síndrome Sanfilippo, una enfermedad degenerativa considerada como el Alzheimer infantil.

Miguel y Cristina, en su interés de disfrutar de una boda más cercana e informal, optaron por mesas largas de madera y sillas decapadas para dar asiento a todos sus invitados, con el fin de potenciar las relaciones y la comunicación entre ellos.

No podemos terminar esta reseña sin hablar de Manuel Asián, el fotógrafo de bodas, que inmortalizó muchos de los momentos de esta jornada con un resultado tan maravilloso como el que podéis ver en la galería de fotos

Para conocer más sobre él, puedes visitar su página web y sus perfiles en Facebook e Instagram

Esperamos que os guste.

 

Catering Las Torres

Hacienda Los Parrales: Miguel y Cristina